RECETAS DE LA ABUELA

Todas las entradas en la categoría RECETAS DE LA ABUELA

RECETAS DE LA ABUELA PARA EL AÑO NUEVO.

Publicado 30 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

Hace mucho que no te hablo de mi abuela.

Hoy voy a hacerlo porque de todas las tradiciones mágicas que conozco para pedirle a las diosas que nos ayuden a ser mejores, a tener más suerte, a alejar lo malo de nuestras vidas en el año nuevo, hay algunas que en mi casa se siguen practicando.

Podemos añadir nuevas fórmulas, recuperar otras, pero estas son las favoritas de nuestra familia, porque eran las favoritas de ella…

Las pequeñas recetas de la abuela, las mejores, las más eficaces para hacer del año nuevo un año próspero y feliz.

Son estas.

LA MANZANA ROJA

Mi abuela tenía por costumbre poner una manzana roja colgada en algún lugar de la casa porque según contaba ella, la manzana, es el símbolo del amor y de la familia.

La preparaba haciendo un agujero en su base para meter en él una petición escrita. 

Siempre era la misma en su caso. “Salud, suerte, protección y amor para todos”.

Solía colocarla en la cocina porque ese era el lugar de reunión de toda la familia.

Nosotros, así lo han decidido los más pequeños de la familia, lo hacemos actualizando un poco esa costumbre: colgamos la manzana roja, con su preciosa petición, en nuestro árbol.

EL DUENDE DEL AÑO NUEVO

No sé muy bien de dónde viene esa leyenda, pero desde niña he creído en ella porque la abuela nos aseguró que era cierto, que en cada casa hay un duende que convive con los humanos, que forma parte de la familia y que hay que tenerlo en cuenta en las celebraciones importantes y la entrada del Año Nuevo lo es.

Nosotros lo representamos poniendo a pie de nuestro árbol un duende de aspecto bonachón y divertido para que nuestro duende familiar sepa que lo consideramos.

Como esos pequeños genios son los dueños de la economía, le ponemos delante un cacharro de barro, adaptado a su tamaño, con siete monedas de curso legal y un poco de arroz.

Dicen que ni el dinero, ni el sustento faltaran a quien le confié, al duende en el año nuevo, ese objetivo.

De momento a mí no me ha fallado.

BARRER LO MALO

A media tarde, barría toda la casa sin tocar el suelo con una escoba hecha por ella misma con ramas de romero. Ella lo hacía así, pero se puede realizar este pequeño ritual con una escoba normal, nueva, que no se halla usado nunca, aunque luego puedes seguir utilizándola.

Hacia lo mismo que se hace para barrer, pero no tocaba el suelo, porque como ella decía, lo que había que echar fuera era algo que está en el aire y que es invisible.

Barria de dentro a fuera. De cada habitación hacia el pasillo y luego del pasillo a la puerta de la calle abierta.
Mientras lo hacía repetía esta muletilla.

“Que para siempre y sin tregua, salga de esta casa lo malo y solo entre lo bueno”.

 

LIMPIEZA CON HIERBAS

Al anochecer limpiaba la casa quemando ortiga, ruda y
echando a la llama una pizca de incienso en grano.

Lo hacía sobre una concha grande, pero se puede hacer con una cazuela de barro, esa limpieza ha de hacerse en la parte central de la casa con todas las puertas abiertas, para que todas las habitaciones queden protegidas.

QUEMAR LO MALO.

Lo que más nos gustaba a todos hacer era el ritual de quemar lo malo.

Ella ponía una vela en la cocina mientras terminaba de hacer la cena y allí, cada uno de nosotros quemaba un papel con las cosas que no nos gustaron del año y que no queremos que vuelvan a ocurrir.

La vela era siempre torneada, porque contaba que las velas con esa forma se llevan más fácilmente lo malo.

UN RAMITO DE ACEBO.

El acebo es imprescindible en nuestros hogares en estas fechas.
Es un llamador de suerte.

Se coloca en sitios altos. Debe estar por encima de las cabezas. En los quicios de las puertas, en las lámparas y es perfecto colocarlo con alguna campanilla engarzada en el…

También, según se contaba en mi casa, rechaza la maldad, así que es bueno tener la planta en balcones o jardines todo el año.

Yo la tengo en mi jardín, al abrigo de un magnolio…

Anuncios

LAS ALMAS PERDIDAS

Publicado 19 de julio de 2017 por Cosas de meiga

Almas Perdidas

Llamamos almas perdidas a las almas de las personas que mueren y no saben que están muertos, porque su muerte haya sido repentina.

Creen estar en una especia de sueño del que quieren despertarse y no pueden entonces se arriman a las personas sensitivas tratando de buscar ayuda para regresar, para lo que ellos creen que es despertar de un sueño.

Cuando un alma quiere comunicarse con nosotros, nunca es por medio de la palabra.
Las almas no hablan con palabras.

Se hacen entender por medio de señales, roces casi imperceptibles, caricias, rumores, caída de objetos pequeños y livianos, una especia de airecillo suave, un aroma…

Cuando esto ocurra, ponte en marcha.
Puedes ayudar.

Respira hondo y empieza a hablar en voz alta con un tono suave y tranquilo. Di que sabes como se siente, que para despertarse tiene que buscar una luz que está brillando muy cerca.

Háblale como se le habla a un niño, con calma, seguridad y ternura, durante un rato anímale a caminar hacia esa luz. Como si le acompañaras en ese paseo.

Puedes también decirle que llame a sus seres queridos que le hayan precedido en ese tránsito para que le venga a buscar.
Al poco rato notaras una enorme paz y sabrás que por ti y con tu ayuda un alma perdida ha encontrado el camino…

Y RECUERDA ELLOS NO HACEN NUNCA DAÑO A NADIE. YA LO DECIA MI ABUELA.”TEN MIEDO DE LOS VIVOS, LOS MUERTOS NO PUEDEN HACERTE DAÑO

La pintura es otra de las maravillas de un artista que ha captado como pocos el mundo mágico Daniel F Gerhartz

Recetas de la Abuela. Aceite de Romero

Publicado 17 de julio de 2017 por Cosas de meiga


No olvidare jamás el bote de cristal del aceite de romero de mi abuela.

Era el ungüento mágico para casi todo.

Frotaba con el aceite los golpes y moraduras y se iban en muy poquito rato.

Sanaba los problemas de salud de los niños y de los mayores también, haciendo una cruz sobre los párpados cerrados, con el dedo pulgar de su mano derecha impregnado del aceite.

Mientras repetía hasta siete veces.

– “Que se aparte el daño de esta parte o lugar”

Quemaba unas gotas de aceite de romero en carboncillo para desahumar la casa.

Recuerdo que colocaba un recipiente pequeño de barro sobre una tabla con carboncillos en brasa, le ponía unas gotas de aceite y lo paseaba por toda la casa mientras repetía una misma frase muchas veces…

– “Romero Mágico, romero bueno, en el nombre de mis dioses te quemo. Conforme te voy quemando que salga lo malo y entre lo bueno”

Pero había una utilidad del aceite a la que todos los niños de la familia les debemos algún aprobado in extremis. O nuestros primeros puestos de trabajo.

Ella ponía una vela violeta ungida en la base con el aceite, debajo un papel en el que escribía el día, el mes y el año del examen, la asignatura y el nombre del examinado.

Yo misma creo que le debo mucho a esos pequeños rituales.

Curaba los maleficios, apartaba el mal de ojo y la envidia de nuestros caminos con esa mágica pócima salpicada en la suela de los zapatos con una ramita de sauco…

Y más, mucho más…

Este es mi bote de Romero.

Está hecho artesanalmente con el mismo cariño, la misma fe y la misma receta que el de mi abuela y lo voy envasando personalmente para que tú también, si te apetece, lo tengas.

Es muy especial y muy mágico.

Este enlace te llevara al punto de mi tienda donde lo tengo siempre…

http://www.cosasdemeiga.com/plant…/588-aceite-de-romero.html

LIMPIEZA DE AURA CON LAS PLANTAS, FLORES Y HIERBAS DE LAS DIOSAS

Publicado 13 de mayo de 2017 por Cosas de meiga

Limpieza de Aura

Nuestra energía se exterioriza, emana de nosotros y nos cubre como una segunda piel.

Pero esa energía no es siempre igual, tiene diferentes tonos, distintos colores e intensidades.

Por eso hay personas con un brillo especial y otras que, aun teniendo un talante agradable, parecen apagadas, sin luz, grises. Eso es porque su aura, así se llama esa energía que, para algunas personas sensitivas es incluso visualízable, está deteriorada.

En la magia celta creemos que hay situaciones, lugares y gentes que debilitan nuestra aura, la manchan, la oscurecen y eso afecta a la sensación que producimos en los demás. Repercute en que resultemos mas atractivos o menos para la gente que nos trata, así que es conveniente limpiar nuestra aura igual que limpiamos nuestra piel.

Yo lo hago diariamente.

Y dependiendo de lo que necesito o espero del día, utilizo las flores, las hierbas o las plantas de la diosa que corresponde, en geles elaborados por mí.

Por ejemplo, el gel que preparo con las flores de Ariadna, es el que utilizo para toda la familia, suelo mezclarlo con el gel normal del baño para que todos podamos limpiar el cuerpo y el aura al mismo tiempo.

Si alguien está débil o con algún tema de salud, esos días es Morrigan quien limpia su aura a través del baño o de la ducha.

En los momentos en los que necesitamos que la suerte nos acompañe, el gel que lleva las plantas de Navia es nuestro mejor recurso.

Y así cada día, con cada necesidad o cada ilusión…

Aprendí de niña las formulas y las combinaciones de plantas que, según las enseñanzas de la magia celta, han de hacerse para limpiar el aura y rechazar así toda negatividad y durante años mi familia las ha utilizado.

 

Puedes encontrarlos en mi tienda y este es el enlace:

RECETA DE LA ABUELA PARA MANTENER LA FELICIDAD:

Publicado 14 de febrero de 2017 por Cosas de meiga

16730518_1893198744259455_6021416868858683875_n

(Conservar el símbolo de un tiempo feliz)

Hoy día de los enamorados recordé esta receta de mi abuela…

Mi abuela decía que, en las habitaciones de las parejas, debería haber siempre símbolos, recuerdos, de las épocas más bonitas.
Ella aconsejaba una foto enmarcada de un momento feliz.

Del momento más feliz que se haya compartido y que, si a lo largo del tiempo hay algún otro recuerdo -eso espero, decía ella- de la vida en común que supere al que refleja la foto, es bueno sustituir, en el mismo marco, una imagen por otra

Decía también que no era conveniente elegir la foto de la boda, porque ese día no es el más feliz. Demasiada gente, demasiado lío, demasiado de todo y muy poca intimidad.

Es mejor escoger un momento muy personal, muy especial, más íntimo, de esos que te hacen suponer que la vida es maravillosa.
Nos decía, a los niños de la familia que, cuando llegara el día en que decidiéramos compartir nuestra vida con alguien, ojalá, con el paso del tiempo, tuviéramos que cambiar continuamente la foto, porque los momentos felices, se fueran sucediéndose día a día y superándose unos a otros.

Ella lo hacía, cada poco tiempo iba cambiando la foto de su habitación de matrimonio.
Durante unos años, supongo que eran imagen de ellos solos, luego con los hijos, más tarde con los nietos.

Y puedo aseguraros que, desde que yo tuve conciencia de lo que era ser feliz, cada fotografía superaba a la anterior, reflejando la inmensa unión y la felicidad de esa pareja que se amó y se respetó hasta el último día de sus vidas y yo imagino, o quiero imaginar, que mas allá…,

(Como en esa imagen preciosa de la pintura de Andre Kohn).

RECETAS DE LA ABUELA (COSAS QUE TRAEN BUENA SUERTE)

Publicado 7 de octubre de 2016 por Cosas de meiga

recetas-de-la-abuela

 

Hacía mucho tiempo que no te contaba cosas de mi abuela y tenía un motivo para no hacerlo. Me daba mucha pena ver como algunas personas me la robaban y hablaban de ella copiando mis textos como si mi abuela, fuera suya.

Aprovecho para agradecer a todos las que, con todo cariño,  compartís mis post tal y como yo los escribo, o los lleváis a vuestros blogs contando de donde vienen y tenéis la honestidad de citar su procedencia.

Y también a todas los que sois mis ojos y en cuando encontráis espacios que viven aprovechándose de mi esfuerzo, (Este espacio tiende detrás muchas horas de trabajo) me lo hacéis saber en privado y eso me permite denunciar el abuso.

Y ahora si.

Vamos con esas cosas que decía mi abuela

Esas cosas menudas que nos rodean, objetos, animales, plantas pueden ser, si sabemos cómo utilizarlos portadores de buena suerte. Este es un pequeño ejemplo.

angel-edecio-cardenas

ABEJAS VOLANDO POR LA CASA atraen abundancia, trabajo y dinero. No se te ocurra matarlas, acabarías con la buena suerte de la que son portadoras. Abre alguna ventana y si se quieren ir, que se vayan, pero solas.

 

img_lentejas_con_chorizo_y_patatas_58246_paso_2_600

PARA POTENCIAR EL DINERO ella tostaba en una sartén un pequeño puñado de lentejas y luego las espacia al viento desde un lugar alto, casi siempre desde la ventana de su cocina.  Decía que esa era la mejor manera de alejar la escasez y darle paso a la fortuna

 

spiderweb

LAS ARAÑAS NO DEBEN MATARSE PORQUE CUENTA LA TRADICIÓN QUE EN EL ENTRESIJO DE SUS TELAS se enredan las malas intenciones de los que no nos quieren bien, por eso antes de limpiar las telas de araña, hay que rociar con agua y sal el paño O la escoba con que se van a deshacer

Y si te empeñas en matar una araña, cosa que no aconsejaba nunca mi abuela ha de ser cuando están bajando, nunca cuando están subiendo.

 

cuchillos-o-facones-solingen-antiguos-246611-mla20590384020_022016-f

TRAEN MUY BUENA SUERTE LOS OBJETOS PUNZANTES puñales abrecartas, cuchillos colocados sobre los muebles, con la hoja desnuda  apuntando hacia el exterior. O clavos de acero clavados en la parte alta de las ventanas o de las puertas que dan a al exterior. Mi abuela decía que actúan en los dos casos como verdaderos pararrayo de energías negativas

 

img_2172

LAS CAMPANILLAS CON SONIDOS SUAVES Son excelentes para espantar a los manos espíritus y combatir los maleficios. Sirven igual las campanillas de mesa como las de colgar para potenciar la suerte, siempre que te acuerdes, de hacerlas sonar, de vez en cuando,  tres veces.

 

f100008117

AL CAMBIAR UN COCHE VIEJO POR UNO NUEVO. Si el viejo no te dio problemas y no tuviste percances serios con él, llévate y guarda en la guantera del nuevo coche algo del antiguo. Hará la función de un amuleto protector

Hay mucho más que contar y lo haremos como a mi me gusta, despacito

RECETAS MÁGICAS DE LA ABUELA

Publicado 15 de mayo de 2016 por Cosas de meiga

LA MAGIA DE LOS RIOS.. (RECETAS MAGICAS DE LA ABUELA)

13177608_1755563144689683_2443647788394347720_n

Mi abuela tenía la firme creencia de que las orillas de los ríos eran lugares sagrados.

Sobre todo, estaba muy segura de que el agua, fluyendo y sin regreso, adquiría la propiedad mágica de eliminar, llevándose lejos y sin retornos, todo aquello de lo que deseaban desprenderse para siempre.

Encomendaba a las deidades del agua esa función que, aunque ella nunca les puso nombres, son las Náyades. Los pequeños genios que residen en los elementos del agua.

Si tienes cerca un río y quieres deshacer algo o alejar de tu vida una preocupación has de llevar a su orilla un trocito de corteza o madera de árbol y un cordel de fibra natural, pita, lino, lana

En algunos tramos de los ríos hay puentes que los cruzan y ese es un lugar ideal para hacer ese pequeño ritual

Rodea el trozo de madera del árbol que tienes con la cuerda y átalo conj siete nudos. A cada nudo has de decir lo que quieres alejar. Puedes decir…

“Que el agua de este río se lleve la enfermedad o el dolor, o el desamor, el odio, la pobreza, la mala suerte…”

Busca bien la consigna.

Si es una sola cosa la que necesitas erradicar de tu vida o de la vida de un ser querido, debes repetir siete veces la petición.

Luego deposita el atado sobre la corriente del río y mira cómo se aleja, mientras mentalmente le pides a las Náyades que lo lleven lo más lejos que puedan.

Mi abuela solía hacerlo muchas veces con los pequeños padecimientos infantiles, fiebres repentinas, enfermedades infecciosas, porque consideraba también que cuando esas enfermedades se producían con demasiada frecuencia, algo o alguien podía mandártelas por envidia o celos.

Me llevó más de una vez a un puente que hay cerca de casa, sobre el rio Lagares, en un lugar llamado Sárdoma y juntas hicimos ese sencillo y precioso ritual

Ella decía que a mí se me había curado la varicela en unas horas, sin dejarme ni una sola señal, porque se la había llevado el río Lagares,.

Yo no lo recuerdo esa vez, porque era muy pequeña, pero sé que tuve esa enfermedad que siempre deja algún rastro, aunque sea mínimo, en la piel y es cierto, no tengo ninguna señal.
Pero recuerdo otras…

Recuerdo cuando, junto a ella, até y deje sobre el rio mi primera pena.
Mi primera desilusión…

Cosas de abuela. Recetas magicas  de meiga

(Ese es el puente de Sardoma, y el rio Lagares que atraviesa mi ciudad y donde tantas cosas tristes hicimos desaparecer…)