Para las personas que, por distintas circunstancias, no puedan hacer la ceremonia completa del solsticio, este ritual cumple con todos los requisitos para celebrar la fiesta celta del Sol.

Necesitas:

Un velón rojo
Hierbas del solsticio, puedes elegir entre romero, verbena, salvia, albahaca, hierbabuena…(Con dos de ellas es suficiente). Flores de diferentes colores.
Un recipiente de cristal.

Llena el recipiente de cristal con agua, dentro pon los pétalos de las flores y las hierbas…
En medio el velón rojo.

Un poco antes de la media noche del día 23 de junio, enciéndelo y pronuncia estas palabras:

“Dana, Respiración de vida, Fuente de sonido
Acción sin palabras
Luz que iluminas nuestros caminos
Haz que esa luz brille dentro
en nuestros pensamientos,
ideas y sueños
Y fuera, adonde deban ir nuestros pasos”.

Haz una petición importante, algo que necesites de verdad. Para ti o para alguien a quien tú quieras ayudar.

Deja el velón encendido hasta bien pasada la media noche, luego lo apagas y lo sacas del agua, pero deja las flores y las hierbas fuera bajo la luz de La Luna.

Al día siguiente los miembros de la familia deben lavar las manos y la cara con esa agua ritualizada.

Guardas la vela para usarla todo el año según lo necesites.

Esa noche, la distancia no cuenta.
Vais a estar conmigo, en mi circulo de fuerza, con mi gente.

Pediré con todo mi corazón que Dana, la diosa del Sol, os cuide y os proteja ahora y siempre.

Y como dice ese viejo conjuro celta, que ella ilumine el camino por donde deban ir vuestros pasos…

Feliz noche de solsticio para cada uno de los miembros de este aquelarre mágico.

¡!Feliz verano para todos!!