SER UNA MUJER CELTA

Publicado 23 de septiembre de 2014 por Cosas de meiga

ME GUSTA SER UNA MUJER CELTA

 

531932_721098901239178_606692450_n

 Los Druidas y en general todos los hombres de la cultura celta pensaban que las mujeres eran una reencarnación de la diosa suprema, de la Diosa de la Tierra de la que se derivan el resto de las deidades.

 

galerie-personnages-feminins-unwilling-selina-fenech-big

Toda mujer, para un guerrero, o un druida, era, sin duda, una Diosa.

 Y no solo la mujer, toda hembra que fuera capaz de crear vida, alimentarla y hacerla crecer, debía tener, por fuerza, dotes de diosa.

 Si a eso unimos la intuición, otra de las cualidades femenina, que nos hacen anticiparnos a menudo a algunos hechos y a aconsejar estrategias, comportamientos y decisiones, la mayor parte de las veces muy adecuadas, es lógico que lo pensaran así.

Ed_Org dd copia

Los Celtas tenían en consideración, por lo tanto, la opinión de las mujeres. Y su criterio les importaba. Las respetaban como diosas. Las amaban en la igualdad y las valoraban como la mejor de las compañías.

  Me gusta ser una mujer Celta.

 

 

 

Midir-Etain

Me gusta que me escuchen, me atiendan, me respeten, me amen desde la igualdad, no me menosprecien con engaños torpes y sobre todo, que me traten como a una diosa.

 ¿A ti no?

Anuncios

6 comentarios el “SER UNA MUJER CELTA

  • Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: