Archivos

Todas las entradas para el día 22/05/12

DEVA. LA DIOSA CELTA DEL AGUA

Publicado 22 de mayo de 2012 por Cosas de meiga

LA DIOSA CELTA DEL AGUA

(Bendición del agua)

Las aguas de los mares, de los ríos, de los lagos y de todas las fuentes que brotan en los bosques de la tierra están habitadas por genios y espíritus protectores
Son las Ondinas, las Náyades, o las Nereidas. Esos genios han sido creados para cumplir los mandatos de la diosa Deva, la diosa que desde la atalaya del Oeste gobierna todos los poderes del agua y su mundo de emociones y sentimientos.

En la cultura celta, la diosa Deva es adorada por encima de otras deidades por que de ella emanaba la vida, la purificación y la salud y el amor.

Cuenta la leyenda que el agua del mar era dulce hasta que Deva se enamoro de un humano. Su amor duro solo una noche y Deva volvió al fondo del mar para cumplir con su deber, pero volvió inundada de tristeza y sus ojos no han dejado de llorar desde entonces y dicen que el gua del mar es desde entonces salina, por las lagrimas de su Diosa.
Solo es una leyenda que me contaron hace muchos años pero es una hermosa leyenda…

En cada religión suele bendecirse el agua con las oraciones particulares de cada culto.
Cuando alguien me dice que tiene agua bendita para limpiar su casa suelo preguntar ¿Bendecida por quien?
Eso es un tema serio. Quien bendice el agua está imprimiéndole un valor o una carga, según sea su talante o la formula que aplique. Y creo que nadie es mejor que uno mismo para bendecir ese elemento, eligiendo el momento en el que te encuentres más tranquilo, más positivo.
Este es el conjuro de bendición del agua en la tradición celta, con el que el líquido se pone bajo la invocación de la diosa Deva y de todos los genios que están a su servicio.
Coloca tu mano derecha sobre el recipiente del agua sin tocarla y di:

“Bendecimos a esta criatura de agua y encomendamos a las fuerzas que habitan en su esencia, que así como ellas cuidan de darle alimento a los árboles, a las plantas y todo cuanto necesita de la sangre transparente que emana de sus entrañas, que se dignen bendecir y vivificar esta criatura de agua, como nosotros la bendecimos.”

Haz una cruz sobre el agua sin tocarla y termina diciendo:

“A las Fuerzas que gobiernan y rigen las entrañas de los mares y los ríos, tanto lo visible como lo invisible, pedimos que extiendan su mano y consagren esta criatura de agua para que, quienes se acerquen a beber de ella, consigan la salud del cuerpo, la defensa del alma, y a la vez, pueda ser desterrado del lugar donde se use todo poder de la adversidad y toda ilusión o artificio del mal, por la invocación de los poderes de la Diosa Deva”.

Esta es el agua que cada semana consagramos en nuestros altares. La que utilizamos para los rituales, con la que limpiamos nuestras casas o bautizamos a nuestros hijos.
Simplemente una pequeña copa de agua que cada semana bendigas y tengas a mano va a resultarte muy útil.

Pintura de Diane Ozdamar

Anuncios