LUNA LLENA DE LAS RECONCILIACIONES

Todas las entradas etiquetadas como LUNA LLENA DE LAS RECONCILIACIONES

LUNA LLENA DEL CAZADOR, LUNA DE OCTUBRE

Publicado 12 de octubre de 2019 por Cosas de meiga


Dicen que Luna Llena de Octubre, la primera del otoño, es un tiempo de magia y luz.

Un momento en que los miedos, los rencores, las lejanías y las tristezas desaparecen y renace, como la luna en toda su plenitud, la esperanza y la ilusión por las cosas pequeñas de la vida.
Volveremos, eso es lo que cuenta la leyenda, a darle valor a lo que de verdad lo tienen.
Ahí cada cual que se aplique.

Será, en nuestro país, el domingo día 13.

Una vela plateada o blanca y unas palabras dichas con acierto y sinceridad, bastaran para invocar a Ariadna por medio de su luna.
Si tienes alguna flor blanca, cuarzos blancos, o nácar rodea la vela con ellos, enciéndela y pídele a la Luna y a su Diosa Ariadna que afiance las cosas hermosas de tu vida, las cosas que te hacen feliz y se lleve tus inseguridades, tus angustias y tus miedos…Sobre todo tus miedos.

Ya sabes, como lo hacemos siempre, si crees que no puedes improvisar esas palabras, escríbelas en un papel y léelas cuando prendas la vela.
Una vez que termines de leer tu petición pronuncia estas palabras
“Que la luz de esta vela llegue a ti mi Diosa Ariadna
y que tu magia me sea propicia a mí y a los míos”
Luego quema el papel en la llama de la vela. Tómalo con unas pinzas para que se queme de todo y teniendo cerca algún cenicero para depositar ahí el papel encendido.

Te recuerdo que la lunación son siete días y que los más fuertes son los tres centrales. En este caso el martes, el miércoles y el jueves.
Si realizas este pequeño ritual el miércoles, que es el mejor día para hacerlo, pon para acompañar alguna lamparilla malva o rosada, el color de la diosa del día Ainé

Si no puedes prender esa vela el primer día ya sabes que tienes siete para hacerlo
Que la luna llena y su diosa Ariadna os ayude a dejar a un lado todo aquello que os impide ser felices.
Ese es mi deseo para cada uno de vosotros, mi gente querida.