PARA DEJAR ATRÁS LA TRISTEZA Y EL DESANIMO…

Publicado 7 de marzo de 2016 por Cosas de meiga

un arbol amigo

Los Celtas pensamos que los árboles son la morada de algunos Dioses y espíritus sabios que trasmiten su fuerza, su energía a quienes consiguen conectar con ellos.

Incluso en algunos nudos o zonas de su corteza, se puede distinguir, si prestas atención, los rostros y los gestos de esas entidades.

Yo sé que es cierto, que los árboles y sus habitantes nos ayudan si conseguimos llegar a ellos y conectar con las Fuerzas que los habitan, con los Elementos de la Naturaleza.

018459-0124

Caminar por el bosque es caminar por un mundo misterioso, enigmático, pero lleno de vida. Una vida especial, diferente, intuida, adivinada en las formas de las ramas, en el rumor del viento entre las hojas.
Cuando sientas esas presencias, debes dejar que tus emociones afloren. Estás entre amigos y no hay necesidad de fingir ni disimular lo que sientes, ni lo que ronda en tus pensamientos. Nadie podrá entenderte mejor, ni estar más de tu parte que los habitantes del bosque.

Mira alrededor, y de todos los árboles elige el que más te atraiga. Contémplalo, revísalo, recórrelo como se hace en un primer encuentro con alguien que acabamos de conocer. Cuando su vibración haya sintonizado con tuya, sentirás una paz especial, una sensación de tranquilidad que no tenías al llegar a ese lugar. Entonces acércate y apoya la espada en su tronco y cierra los ojos.
Sentirás su abrazo, y cómo su fuerza llega a todos los rincones de tu cuerpo y mente.

IMG_6268

Es el momento exacto para comunicarte con los espíritus que lo habitan. Di como te llamas y que necesitas ayuda y háblales de ti, quién eres, porqué estás allí. Y si tienes algún temor, alguna duda, alguna preocupación en tu vida, cuéntasela despacio, como se le cuenta a un amigo.

Poco a poco irás encontrando señales, pistas que te darán las respuestas que necesitas.

 

arbol-y-mano

Quédate un rato allí, en conexión con la naturaleza a través del árbol que tú mismo has elegido, y cuando consideres oportuno, despídete apoyando tu mano derecha sobre él y dándole las gracias.

La costumbre es que lo hagas en algún lugar cercano para que cada vez que lo necesites, cuando te sientas mal, cansado, sin fuerza, puedas acercarte a ese árbol que ya es tuyo y recuperar tu fuerza al abrazarlo.

Según tu fecha de nacimiento te corresponde un árbol determinado, pero cualquiera sirve para hacer este rito de comunión con la naturaleza.

Yo lo hago siempre que necesito recuperar las fuerzas y si algo me preocupa en especial y créeme, es un remedio muy eficaz.

Anuncios

9 comentarios el “PARA DEJAR ATRÁS LA TRISTEZA Y EL DESANIMO…

  • Es totalmente cierto, yo tengo un fresno en mi patio al que yo siento como mi protector, eh llorado muchas veces abrazada de el, le platicó todo, me encanta meditar con el a mi espalda y es difícil describir el calor y la maravillosa energía que me brinda así como las formas maravillosas en las que me responde, incluso e llegado a escuchar latidos en su interior, amo a mi fresno.

  • Buenas noches, Meiga. Hoy lo hice, con un Almendro acompañado de Robles. Fué realmente mágico. Siempre paseo mucho, me relaja, la naturaleza siempre me ha atraído, es como “estar en casa”, . Le hablé, le conté, lloré, suspiré, me levanté para tocarlo y abrazarlo, una brisa de aire fresquito refrescó mis mejillas acaloradas y llorosas, unos pájaros empezaron a cantar o al menos, me di cuenta entonces que cantaban. Me fuí sintiéndome mejor, incluso mi perrita parecía relajada y contenta. Me despedí del Almendro y de sus compañeros, diciéndole que muchas gracias, que ahora a parte de saludarlo y tocarlo, me pararía a hablar y escucharnos. Gracias por todo, Meiga.

  • Gracias por compartir lo más profundo de la naturaleza los árboles cuando e comenzado a leer esto e sentido cundo voy al bosque hay un lugar apartado de los ruidos y me siento allí con los ojos cerrado y dejo que el viento toque mi piel y hay es cuando me despierto y comienzo a pasear y sentir la naturaleza que es parte de mi Qué las dioses y los dioses os acompañe

  • Me sucedio estos, hace poco; con las plantas del lugar a donde trabajaba. Esa noche era el ultimo día de trabajo. En el momento que iba de salida sentí que debia despedirme de ellas. Me acerque a cada una de ellas abrazando una por una besando sus hojas y rosando mi rostro con sus hojas les pedi que continuaran así de lindas. Senti que ellas en ese momento sentian lo mismo que yo. Fue algo fantastico.

  • Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: