AVALON, LA ISLA DE LOS MANZANOS (Ritual de amor de la manzana)

Publicado 23 de julio de 2012 por Cosas de meiga

Cuenta la leyenda que hay una isla en algún lugar de las costas británicas llamada Avalón que estaba repleta de manzanos y que misteriosamente esos árboles dan fruto en todas las épocas del año. De ese lugar y de la raíz irlandesa de su nombre, Abal, se deriva precisamente el nombre de la manzana.

En nuestra cultura, en la cultura Celta, el manzano es uno de los árboles sagrados de los Druidas, El árbol de la Inmortalidad y la sabiduría. Y su fruto forma parte de muchos de los rituales en los que se necesita dar energía, fortaleza y continuidad a situaciones que lo requieren.

Dentro de los misterios que envuelven a este fruto, es muy curioso que cuando cortas una manzana transversalmente por el medio, aparece la estrella de cinco puntas que forman la cavidad de sus semillas. Precisamente, uno de los significados del pantáculo o pentagrama, es el símbolo del triunfo de la sabiduría del hombre sobre las fuerzas ocultas. Y es clara la semejanza de la estrella: un hombre con los brazos extendidos y las piernas separadas, siendo la punta superior su cabeza.

Con la manzana se hacen filtros, ungüentos y pócimas mágicas, Esta presente en muchos de los ritos celtas para la salud y sobre todo en los ritos de amor, ya que sus prerrogativas de eternidad son precisamente las que el amor necesita. El amor queda sin definir del todo si no se le añade la palabra “eterno”.

Uno de los rituales mas practicados en el que se utiliza ese fruto es para recuperar y darle nuevas energía a una relación que ha decaído.
La Ceremonia se inicia el primer día de la Luna Creciente, preferiblemente en viernes, como segunda opción el lunes o el jueves, pero nunca en sábado o martes.

Hace falta una manzana roja, un trozo de pergamino pequeño, tres velones rojos y un paño rojo.
Con un cuchillo se le hace un hueco por la parte superior que llegue hasta su centro. En ese hueco se introduce el pergamino con los nombres de las dos personas que forman la pareja escrito en el y se sella el agujero con cera de una vela roja.
Se coloca la manzana en medio de tres velones rojos y se vela durante siete días justo los días de la luna creciente.
Al terminar los siete días se apagan las velas se envuelve la manzana y el resto de las velas en una paño rojo y se entierra en un lugar donde haya hierba pero no árboles, para que reciba las energías de los elementos sin interferencia.

En el lugar donde se entierra la manzana, antes de depositarla en la tierra se levanta con la mano izquierda y visualiza una escena del pasado que reúna todo aquello que quieres que vuelva a ser
Luego pronuncia el conjuro

“Las hojas caen, los días se enfrían y el amor se extingue
si tu mi Diosa Luna no arrojas tu manto sobre la tierra y alrededor de ellas
Mientras tú, gran Dios del Sol, navegas hacia el Oeste,
Las frutas maduran, las semillas fructifican
Y el amor renace
Las horas del día y la noche busca el equilibrio.
OH bendita Diosa, así como yo busco el equilibrio perdido.
Aquí en medio de la fruta sagrada quedan nuestros nombres
Mi esperanza y mi fe en ti
Por que la primera no es posible sin la segunda.”

Se dice “Que así sea” tres veces.

Este conjuro esta basado, además del fruto, en la invocación a los dos símbolos el Sol y sobre todo a la Luna y del sentido del equilibrio como todo el universo parece depender de ellos y su unión eterna…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: