LA MAGIA DE OS RIOS- HACER DESAPARECER LO MALO

Todas las entradas etiquetadas como LA MAGIA DE OS RIOS- HACER DESAPARECER LO MALO

RECETAS MÁGICAS DE LA ABUELA

Publicado 15 de mayo de 2016 por Cosas de meiga

LA MAGIA DE LOS RIOS.. (RECETAS MAGICAS DE LA ABUELA)

13177608_1755563144689683_2443647788394347720_n

Mi abuela tenía la firme creencia de que las orillas de los ríos eran lugares sagrados.

Sobre todo, estaba muy segura de que el agua, fluyendo y sin regreso, adquiría la propiedad mágica de eliminar, llevándose lejos y sin retornos, todo aquello de lo que deseaban desprenderse para siempre.

Encomendaba a las deidades del agua esa función que, aunque ella nunca les puso nombres, son las Náyades. Los pequeños genios que residen en los elementos del agua.

Si tienes cerca un río y quieres deshacer algo o alejar de tu vida una preocupación has de llevar a su orilla un trocito de corteza o madera de árbol y un cordel de fibra natural, pita, lino, lana

En algunos tramos de los ríos hay puentes que los cruzan y ese es un lugar ideal para hacer ese pequeño ritual

Rodea el trozo de madera del árbol que tienes con la cuerda y átalo conj siete nudos. A cada nudo has de decir lo que quieres alejar. Puedes decir…

“Que el agua de este río se lleve la enfermedad o el dolor, o el desamor, el odio, la pobreza, la mala suerte…”

Busca bien la consigna.

Si es una sola cosa la que necesitas erradicar de tu vida o de la vida de un ser querido, debes repetir siete veces la petición.

Luego deposita el atado sobre la corriente del río y mira cómo se aleja, mientras mentalmente le pides a las Náyades que lo lleven lo más lejos que puedan.

Mi abuela solía hacerlo muchas veces con los pequeños padecimientos infantiles, fiebres repentinas, enfermedades infecciosas, porque consideraba también que cuando esas enfermedades se producían con demasiada frecuencia, algo o alguien podía mandártelas por envidia o celos.

Me llevó más de una vez a un puente que hay cerca de casa, sobre el rio Lagares, en un lugar llamado Sárdoma y juntas hicimos ese sencillo y precioso ritual

Ella decía que a mí se me había curado la varicela en unas horas, sin dejarme ni una sola señal, porque se la había llevado el río Lagares,.

Yo no lo recuerdo esa vez, porque era muy pequeña, pero sé que tuve esa enfermedad que siempre deja algún rastro, aunque sea mínimo, en la piel y es cierto, no tengo ninguna señal.
Pero recuerdo otras…

Recuerdo cuando, junto a ella, até y deje sobre el rio mi primera pena.
Mi primera desilusión…

Cosas de abuela. Recetas magicas  de meiga

(Ese es el puente de Sardoma, y el rio Lagares que atraviesa mi ciudad y donde tantas cosas tristes hicimos desaparecer…)

Anuncios