LOS COLORES DE LAS VELAS DE PETICIÓN

Publicado 14 de enero de 2018 por Cosas de meiga

Colores de las Velas de Petición

Muchos de los miembros de este aquelarre mágico ya sabéis como se maneja la ley de las correspondencias.

Esa ley que nos indica que esencias, que hierbas, que inciensos y que velas son las que debemos utilizar para que, dependiendo de lo que necesitamos, podamos encomendar nuestras peticiones a la diosa que rige el asunto que nos preocupa.

Por los comentarios que me habéis hecho estos días, hay muchas personas nuevas en este espacio que no conocen esas normas.
Retomamos para ellas uno de los puntos mas esenciales, como se manejan, para nuestras peticiones, las velas.

Siete son las diosas principales del panteón Celta y cada una de ellas responde un color determinado.

HAS DE PRENDER UNA VELA…

BLANCA, para pedir ayuda a Ariadna, cuando el problema que te preocupa tiene que ver, con el hogar, con la familia y con las relaciones entre las personas que la forman.

ROJA, para que Morrigan te ayude cuando tú, o alguna persona que te importa esté enferma, falta de fuerza y energía. Esta vela es también para pedir justicia en todos los pormenores de la vida.

VIOLETA. Para llegar a la diosa Aine y solicitar de ella, equilibrio, calma, corregir insomnios, ansiedades y miedos. Todo lo que se refiere a la mente, la memoria o la razón, corresponden a Aine. Los exámenes y las pruebas intelectuales, sobre todo.

AZUL, mi diosa Navia, responde muy bien a las peticiones que se le hacen sobre trabajo y economía, debes prender su vela cuando la petición que vas a formular tenga que ver con los bienes materiales, la prosperidad y la abundancia. Ella es la diosa de las semillas y es también la diosa de la fertilidad.

VERDE. El amor en todas sus formas, dependen de la diosa Deva y este es su color. Has de encender velas verdes para atraer el amor a tu vida, consolidad el que ya tengas. La amistad, es una forma de amor y la vela verde de Deva nos ayudara a pedir que nuestras relaciones sociales sean satisfactorias.

MARRON para pedir la protección de Epona la diosa que aparta los enemigos, nos ampara de la maldad y nos ayuda para que nadie pueda cortar nuestros caminos paralizando las energías negativas, el mal de ojo y la envidia.

NARANJA. La dueña del sol, Dana, adora este color. Ella es la diosa a la que debemos encomendar los proyectos, las iniciativas para que no se corten. Debes prender una vela naranja cuando necesites que se abran los caminos y para que Dana los ilumine con su poderosa luz.

DEBO DECIRTE ALGO MAS.

Nunca prendas una vela negra, es un grave error que se te vendrá encima.

Puedes combinar las velas, como ves que hago yo en algunos rituales. Has de hacerlo con lógica y sentido común.

La vela de la diosa del Sol, Dana, la naranja, va muy bien con todo lo material y físico. Puedes prenderla junto a la vela azul y la roja, para respaldar trabajo, dinero o salud.

La vela de Ariadna la diosa de la luna, la blanca, combina a la perfección con las velas de petición espirituales y de amor, como la violeta o la verde,

Es posible que, a alguna persona le parezca complicado seguir estas indicaciones, pero no lo es.

La magia no es complicada, pero, como muchas veces te he dicho, requiere atención, constancia y no es para perezosos.

No basta con decir que eres una bruja, has de actuar como actúan las brujas, con seriedad y con una enorme respeto a las leyes que son la base de la cultura mágica.

Que así sea.

Anuncios

COSAS QUE DEBES SABER SOBRE LAS VELAS

Publicado 8 de enero de 2018 por Cosas de meiga

Hoy quiero recordar contigo esos pequeños detalles que pueden restar o sumar fuerza a las velas que enciendes con intención de conseguir algún fin.

Estas son unas normas básicas para que encender una vela sea realmente una llamada de atención a las Diosas.

Las velas para los trabajos mágicos han de ser de cera maciza. Toda la cera con color.
No debes usar nunca velas esmaltadas que tenga únicamente el color que necesitas por fuera.

No se debe encender una vela de ritual con un mechero, o con utensilios de ese estilo, debes hacerlo con un cerilla y mejor aún, con una cerilla de madera.

Las velas redondeadas hacen fluir mejor la energía de los altares.
Las cuadradas, o torneadas, frenan, por eso a veces las usamos para trabajos de cortar o parar.
Nunca uses velas angulares para tus ceremonias mágicas de petición de ayuda para aumentar o hacer crecer algo como el amor, la suerte, la economía, o la salud.

Respeta los colores que corresponden a cada petición y a cada Diosa o Elemental según las leyes de la magia Celta.
Son como el número telefónico, si no lo marcas bien. no hablarás con quien debes hablar.

No debes guardar nunca las velas partidas o rotas. Si se cae una vela de manera casual y se parte has de deshacerte de ella, tírala sin dudar.. Sobre todo si ya la habías utilizado y encendido alguna vez.

Una vela astillada o partida puede hacer un efecto inverso al que se pretende.

No se sopla nunca una vela para apagarla.
Encender una vela es un acto mágico con el que convocas energías que han de venir para ayudarte. Soplarlo es como dar un portazo y despedirlas con brusquedad.

Hazte con algún objeto, una cucharilla por ejemplo ,que te sirva de apaga velas.

Y, dispuestas como estamos todas, yo la primera, en seguir aprendiendo, si sabes alguna tradición o costumbre sobre velas, cuéntanosla y la analizaremos.

RECETAS DE LA ABUELA PARA EL AÑO NUEVO.

Publicado 30 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

Hace mucho que no te hablo de mi abuela.

Hoy voy a hacerlo porque de todas las tradiciones mágicas que conozco para pedirle a las diosas que nos ayuden a ser mejores, a tener más suerte, a alejar lo malo de nuestras vidas en el año nuevo, hay algunas que en mi casa se siguen practicando.

Podemos añadir nuevas fórmulas, recuperar otras, pero estas son las favoritas de nuestra familia, porque eran las favoritas de ella…

Las pequeñas recetas de la abuela, las mejores, las más eficaces para hacer del año nuevo un año próspero y feliz.

Son estas.

LA MANZANA ROJA

Mi abuela tenía por costumbre poner una manzana roja colgada en algún lugar de la casa porque según contaba ella, la manzana, es el símbolo del amor y de la familia.

La preparaba haciendo un agujero en su base para meter en él una petición escrita. 

Siempre era la misma en su caso. “Salud, suerte, protección y amor para todos”.

Solía colocarla en la cocina porque ese era el lugar de reunión de toda la familia.

Nosotros, así lo han decidido los más pequeños de la familia, lo hacemos actualizando un poco esa costumbre: colgamos la manzana roja, con su preciosa petición, en nuestro árbol.

EL DUENDE DEL AÑO NUEVO

No sé muy bien de dónde viene esa leyenda, pero desde niña he creído en ella porque la abuela nos aseguró que era cierto, que en cada casa hay un duende que convive con los humanos, que forma parte de la familia y que hay que tenerlo en cuenta en las celebraciones importantes y la entrada del Año Nuevo lo es.

Nosotros lo representamos poniendo a pie de nuestro árbol un duende de aspecto bonachón y divertido para que nuestro duende familiar sepa que lo consideramos.

Como esos pequeños genios son los dueños de la economía, le ponemos delante un cacharro de barro, adaptado a su tamaño, con siete monedas de curso legal y un poco de arroz.

Dicen que ni el dinero, ni el sustento faltaran a quien le confié, al duende en el año nuevo, ese objetivo.

De momento a mí no me ha fallado.

BARRER LO MALO

A media tarde, barría toda la casa sin tocar el suelo con una escoba hecha por ella misma con ramas de romero. Ella lo hacía así, pero se puede realizar este pequeño ritual con una escoba normal, nueva, que no se halla usado nunca, aunque luego puedes seguir utilizándola.

Hacia lo mismo que se hace para barrer, pero no tocaba el suelo, porque como ella decía, lo que había que echar fuera era algo que está en el aire y que es invisible.

Barria de dentro a fuera. De cada habitación hacia el pasillo y luego del pasillo a la puerta de la calle abierta.
Mientras lo hacía repetía esta muletilla.

“Que para siempre y sin tregua, salga de esta casa lo malo y solo entre lo bueno”.

 

LIMPIEZA CON HIERBAS

Al anochecer limpiaba la casa quemando ortiga, ruda y
echando a la llama una pizca de incienso en grano.

Lo hacía sobre una concha grande, pero se puede hacer con una cazuela de barro, esa limpieza ha de hacerse en la parte central de la casa con todas las puertas abiertas, para que todas las habitaciones queden protegidas.

QUEMAR LO MALO.

Lo que más nos gustaba a todos hacer era el ritual de quemar lo malo.

Ella ponía una vela en la cocina mientras terminaba de hacer la cena y allí, cada uno de nosotros quemaba un papel con las cosas que no nos gustaron del año y que no queremos que vuelvan a ocurrir.

La vela era siempre torneada, porque contaba que las velas con esa forma se llevan más fácilmente lo malo.

UN RAMITO DE ACEBO.

El acebo es imprescindible en nuestros hogares en estas fechas.
Es un llamador de suerte.

Se coloca en sitios altos. Debe estar por encima de las cabezas. En los quicios de las puertas, en las lámparas y es perfecto colocarlo con alguna campanilla engarzada en el…

También, según se contaba en mi casa, rechaza la maldad, así que es bueno tener la planta en balcones o jardines todo el año.

Yo la tengo en mi jardín, al abrigo de un magnolio…

EL BAÑO CELTA DEL SOLSTICIO DE INVIERNO

Publicado 22 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

Las mujeres Celtas al anochecer de alguno de los días del Solsticio, cubrían sus cuerpos de hojas, ramas y flores de invierno, buscaban un remanso de algún río, o un lugar de aguas quietas y se bañaban en él.

Cuenta la leyenda que el hielo se derretía y las aguas se templaban en lugar donde ellas cumplían con ese rito.

Lentamente iban despojándose de las ramas y las flores como de un vestido indeseado, simbolizando en ese gesto el desprendimiento de todo lo malo, la renovación de su fuerza y el afianzamiento de sus poderes.

Cuando finalizaban, al salir, se envolvían en los lienzos blancos que es el color de las ceremonias druidas.

Hace años, las nuevas generaciones hemos recuperado esa tradición, pero dentro de las mismas casas, adaptándola a los nuevos tiempos.

Este es el ritual celta del baño del solsticio de invierno…

Puedes hacerlo un día cualquiera de este inicio de otoño, hasta que termine este mes, así que muchas personas lo guardan para el último día del año, el 31 de diciembre.

Necesitas una prenda vieja de la que te quieras desprender.
Una nueva que no hayas estrenado aún, de color blanco si es posible.
Pétalos de flores.
Sal gruesa.
Una vela blanca.

En los tiempos en los que el agua es un bien escaso hemos de tenerlo en cuenta, así que no hace falta llenar la bañera, basta con poner el agua suficiente que nos permita mojar, ayudándonos con las manos, todo el cuerpo.

Echa un puñado de sal y los pétalos de flores al agua.

Vístete con la prenda vieja, coloca a mano, la prenda nueva.

Prende la vela blanca, de manera que la tengas frente a los ojos cuando estés dentro del agua.

Quítate muy despacio la prenda vieja y visualiza mientras lo haces como si estuvieras desprendiéndote de una piel oscura, sucia. Con ese gesto dejas fuera todo la que ha estado agobiando tu año. Tírala con fuerza al suelo.

Métete en el agua y sigue imaginando situaciones que quieras vivir, secuencias, conversaciones, paisajes. Es bueno que antes hayas buscado ya aquellas cosas que quieres pensar.

Cuando estés relajada, sal de la bañera, sécate con una toalla, si pudiera ser mejor sin estrenar y vístete con la prenda nueva.

Hazlo muy lentamente, como si estuvieras poniendo sobre tu piel, otra piel, luminosa, suave y perfecta.

Retira las hojas de flores y vacía la bañera.

Mira como el agua se va y con ella imagina que se va todo lo malo que había en ti, todo lo que estaba cortando tus caminos y las cosas o las situaciones que frenan de tu vida.

Como hacían las mujeres Celtas. Como ellas, con la misma confianza y la misma fe.

La ilustración es de Ali Kasapoglu.

SOLSTICIO DE INVIERNO, FIESTA CELTA DE YULE

Publicado 21 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

El Solsticio de invierno que comienza el día 21 de Diciembre, a media tarde es, en el calendario Celta, la fiesta de Yule.

Este es el día mas corto del año y la noche mas larga y el momento en el Sol empieza su recuperación después de un largo letargo. Y con él, a través de él, la naturaleza entera inicia con lentitud, pero con firmeza, el camino para alcanzar tres meses más tarde, las formas, los colores y la plenitud que le corresponden.

En la cultura celta la tradición dice que, en los primeros días del invierno, debemos poner en orden nuestros asuntos, nuestras cuentas pendientes, liberando nuestros corazones y nuestras mentes de miedos, rencores, o dudas y que es muy positivo limpiar nuestros espacios para que todo esté en armonía.

Vamos a ir hablando de ello, te iré contando como hacer esa limpieza del cuerpo, de la mente y de los espacios que habitamos.

Hoy únicamente quiero recordarte que, si deseas celebrar la entrada del invierno de manera muy sencilla, basta con prender una vela dorada o amarilla rodeada de algunas ramas de acebo, abeto, o pino.

Hazlo al anochecer del día 21 y cuando la llama de la vela esta fuerte recibe a la nueva estación con estas palabras.

“Es esta la época en que se anuncia el renacimiento,
el corazón, el alma y todos los sentidos se equilibran.
Así como el astro rey inicia su recuperación, esperamos que en nuestras vidas se recupere la alegría, la paz, el amor, la suerte y los bienes esenciales que la naturaleza y las diosas otorgan a sus favorecidos.
Que así sea. Que así sea. Que así sea”

La vela dejala un ratito y luego apagala.
Puedes encenderla después, en otro momento en que lo necesites, diciendo las mismas palabras de este conjuro.

FELIZ FIESTA DE YULE
FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO PARA TODOS.

SÍMBOLOS CELTAS.

Publicado 12 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

La historia y la leyenda de todas las razas y pueblos que han existido sobre la tierra se cuenta a través de sus símbolos.

En ellos, en sus perfiles, dibujos y anagramas está la esencia de toda su cultura, sus valores, sus creencias, su fe y el sueño de que las enseñanzas trasmitidas así, de una manera sutil, transcendieran en el futuro sin caer en manos de gentes extrañas que hicieran mal uso de ellas.

Los Celtas utilizaban estos símbolos sobre todo para apartar las sombras de la maldad, cambiar los destinos aciagos, enderezar los caminos, enfrentarse a las batallas más duras, conseguir el amor y vencer a todos sus enemigos, tanto visibles como invisibles.

Los amuletos y los símbolos en la vieja religión son una escalera por donde, según la filosofía Celta, se llega hasta los Dioses del amor, de la fortuna, de la salud, de la suerte y se alcanza su atención y su amparo.
Adoro estos símbolos.

Adoro tenerlos y hacer uso de ellos dependiendo de las circunstancias o el momento en que necesito de las diosas a las que representan.

Estos son algunos de mis amuletos celtas favoritos.

Este es el rincón de mi tienda donde puedes encontrar todo tipo de amuletos celtas.

https://www.cosasdemeiga.com/46-amuletos-celtas

AMULETO ESPIRAL DE LA VIDA DE LA DIOSA ARIADNA

La espiral es uno de los símbolos mas universales del mundo, significa el amor, la amistad y la familia y es el símbolo, del crecimiento y la renovación.

Es la representación de Ariadna, la diosa celta de la Luna y cuenta la leyenda que esa triple espiral atrae el amor a la vida de las personas como un poderoso imán.

Significado como talismán o amuleto: Fertilidad, renovación, fuerza vital y crecimiento.

https://www.cosasdemeiga.com/ariadna/1247-amuleto-espiral-de-la-vida-de-la-diosa-ariadna-2-cm.html

EL TRISKEL

Según la filosofía celta, el trisquel es el símbolo de la armonía. Representa la unión del cuerpo, la mente y el espíritu y aporta equilibrio y estabilidad a las personas que sufren ansiedad o miedo.

Es el primer símbolo de la iniciación y es uno de los amuletos más apreciados por las personas que practican la Vieja Religión.

Está rodeado de las runas y ese círculo aporta sabiduría y conocimiento para distinguir lo bueno de lo malo.

https://www.cosasdemeiga.com/para-atraer-la-suerte-y-el-exito/669-triskel-de-la-suerte-amuleto-celta.html

HACHA DE DEFENSA DE LA DIOSA MORRIGAN

Unida durante siglos a la idea de arma y elemento de conquista, defensa y ataque. Se paraliza a los enemigos y se atraen las energías positivas planetarias.

Este símbolo actuará como un pararrayos que desviará todas las energías negativas que lleguen a la persona que lo posea, sin que puedan alcanzar su objetivo.

https://www.cosasdemeiga.com/morrigan/82-amuleto-hacha-de-defensa.html

LUNA MENGUANTE EN MARTES, DIA DE MORRIGAN

Publicado 10 de diciembre de 2017 por Cosas de meiga

Mórrigan es la Diosa Celta de la fuerza, la energía y la justicia.

A ella se le encomienda la protección de las personas que sufren alguna agresión.

Debemos invocarla, sobre todo, para que nos ayude a terminar con la maldad de quienes nos atacan, o atacan a nuestros seres queridos, con sus palabras, sus actos o incluso con sus pensamiento

Recuerda que el dia de Morrigan, es el Martes.
Su color, el rojo
Su planeta, Marte.
Y la fase de la luna que corresponde, cuando necesites llegar a ella para solicitar su ayuda, es la de menguante.
.
El próximo martes día 12 de diciembre, se dan todas las coordenadas para que Morrigan atienda las peticiones de quien esta viviendo alguna de esas situaciones.

Necesitas para para hacer este pequeño ritual:
Siete lamparillas rojas.
Cantos rodados, o sal gruesa.
Y un testigo de la persona o personas que quieres poner a salvo.

Haz un circulo con los cantos rodados o la sal y dentro de el coloca las siete lamparillas. En medio de ese círculo pon el testigo.
Lo más fácil de utilizar es una foto, puedes poner tantas como personas quieras proteger.

Prende las lamparillas empezando por la más cercana a ti y continua en el sentido de las agujas del reloj.

Cuando estén todas encendida has de pronunciar el conjuro.

“Diosa de la Fuerza y de la Lucha, se la muralla que nos defienda de la maldad de nuestros enemigos.
(Di aquí los nombres de las personas que hayas puesto en el centro del circulo)
Que contra esa muralla se tropiece el daño que nos envían y se aleje de nosotros.
Que ninguna maldad pueda alcanzarnos.
Quedaremos a salvo bajo tu protección, mi Diosa, en el mismo momento que estas velas, como símbolo de tu bondad, se consuman”.

Cuando las velas se terminen del todo, las envuelves en papel de plata, y la entierras lejos de tu casa.

Puedes hacer este pequeño ritual para ti mismo, o para todas aquellas personas que lo necesiten.

Y no olvides que esta es la última luna menguante de año.
Una Luna menguante muy poderosa…